Etapa 4 BRUJAS-BRUSELAS. CONCIENCIACIÓN, COMUNICACIÓN Y ALIANZAS

Nuestra expedición llega hoy a su ecuador. Los últimos kilómetros de nuestra etapa han atravesado el centro de Bruselas, el ágora de las políticas, la plaza de todos. No es casual que la Plaza Schuman, uno de los padres de la Unión Europea, acoja el final de nuestra etapa, momento que inmortalizamos.

Después del esfuerzo de estos días, del compañerismo, del conocimiento compartido, aprovechamos que estamos en el epicentro de las políticas europeas para debatir y lanzar ideas sobre cuestiones transversales: la concienciación, las acciones de comunicación, la educación y las alianzas.

En Bruselas se respira comunidad y esto atrae miradas que tienen diferentes intereses. Entre ellos, los de aquellos que nos movemos para combatir el cambio climático. La Comisión Europea está estudiando procedimientos rentables para conseguir que la economía europea sea más respetuosa con el clima y consuma menos energía. En concreto, en 2050, la UE deberá haber reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero un 80%-95% en relación con los niveles de 1990. En su política, reconoce expresamente que es necesario que contribuyan todos los sectores.

Este punto: la contribución de todos, todas las personas, todas las instituciones, todos los agentes es uno de los pilares de Moving for Climate NOW y de nuestro Manifiesto. Para ello, se requiere incidir en las acciones y políticas de educación, sensibilización ciudadana, de vías de comunicación y acción.

Pero no una acción cualquiera, sino una acción basada en alianzas, que puedan optimizar resultados a través de la colaboración. Amina Mohammed, vicesecretaria general de Naciones Unidas señala al respecto: “Tenemos la oportunidad de proveer paz, prosperidad y dignidad para todos en un planeta sano y no podemos fallar, la tarea es difícil, pero nada es imposible cuando trabajamos juntos en alianzas”.

El nuevo marco de la Agenda 2030, en la que destaca el Acuerdo de París y las acciones por el clima, estipula este cambio de paradigma en el trabajo, instándonos a trabajar en alianzas, que sean sólidas, inclusivas e integradoras. Éstas pueden ser sectoriales, transversales, multistakeholder o público-privadas.

Compartida es asimismo la responsabilidad en el ámbito de la educación, tal y como viene defendiendo la UNESCO en su reciente Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM)[1]. Considera que la educación es una responsabilidad compartida de “los gobiernos, las escuelas, los docentes, los padres de alumnos y los organismos privados. Una buena educación es la base para mejorar nuestra vida y el desarrollo sostenible”.

No se ha llegado todavía a un consenso acerca de qué resultados debería alcanzar la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía mundial. Medir los conocimientos científicos sobre el cambio climático y la Tierra puede ser una opción sencilla, según la Unesco.

Pero además de en los entornos educativos, es imprescindible generalizar estos mensajes, informar, sensibilizar, involucrar. Hasta que aparezcan en la agenda de periodistas, las campañas de comunicación ciudadana, los programas políticos, la formación profesional y las decisiones empresariales.

El compromiso con la acción climática se comunica, se aprende y, sobre todo, se ha de practicar. Encontramos sugerencias de acción en los materiales básicos que Naciones Unidas pone a disposición de los ciudadanos. Por ejemplo, en La Guía de los vagos para salvar el mundo [2] .  Y aquellos que ya han pasado a la acción, pueden unirse al flujo informativo sobre esto utilizando en redes sociales la etiqueta #globalgoals.

Si ya sabes que somos la última generación que puede luchar contra el cambio climático, no lo ignores. Trabaja por ello, alíate por ello, vota por ello… y cuéntalo.

[1] Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo. http://gem-report-2017.unesco.org/es/inicio/

[2] http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/takeaction/

 

Our voices

“Moving for Climate aúna la emoción, el compromiso, el esfuerzo y la urgencia por la causa. Merece que todos pongamos de nuestra parte. Porque ha llegado el momento en que colaborar es más rentable que no hacerlo”.  Isabel Garro
“Comunicar la transición baja en carbono es crítico. Cómo y con quién hablamos sobre el cambio climático importa enormemente – estas conversaciones sirven para ampliar el debate, para incluir diversas voces y opiniones y ayudar a que el cambio climático sea real para todos. Lo más importante es que nuestra comunicación puede y debe catalizar la acción”.  Siobhan Dunn
“Creo que es fundamental que las personas sientan el cambio climático como propio y que las grandes empresas y corporaciones cambien de actitud antes de que sea demasiado tarde. Porque hoy el calentamiento global es un gran problema, pero si nuestro comportamiento no cambia será el único problema”. Juan Luis Cano
“Creo que la clave para luchar contra el cambio climático es conseguir que las generaciones más jóvenes se sumen y que se den cuenta de la gravedad de nuestra situación actual y del papel que tienen que desempeñar en ella, así como del hecho de que tienen que hacer frente a las repercusiones”. Inka Vogt
“Cualquier persona puede marcar la diferencia respecto al medioambiente, sin importar su edad, raza o género. Es más fácil ahora que nunca antes involucrarse, o involucrar a otros. Fabian Beveridge.

 

More information and quotes

El ODS 13, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que conforma la Agenda de Desarrollo de Naciones  Unidas, establece que hay que  “mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional en relación con la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana[i]
La Meta 17.17 de la Agenda 2030 de la ONU nos insta a fomentar y promover la constitución de alianzas eficaces en las esferas pública, público-privada y de la sociedad civil, aprovechando la experiencia y las estrategias de obtención de recursos de las alianzas
De los casi 10 millones de votaciones que tiene la encuesta Myworld[1] sobre las preocupaciones de los ciudadanos de todo el mundo, la prioridad del cambio climático tiene menos de 2 millones de votos. Es la menos votada.
La ronda del PISA de 2015 mostró que el 21,5% de los adolescentes de 15 años de edad de los países de la OCDE estaban por debajo del nivel de las competencias mínimas en el tema ‘La Tierra y el espacio’.
 Según a Unesco, sólo el 7% de los países incluyen la educación para el desarrollo sostenible en la formación del profesorado.
[1] http://vote.myworld2015.org/
[i] Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/70/1

 

Más imágenes