Etapa 10: Tamelelt-Marrakech Misión cumplida, ahora empieza todo

Lo hemos conseguido. Diez días y 1.100 kilómetros después de salir de Sevilla hemos entregado el Manifiesto de Moving for Climate NOW en la Cumbre del Clima de Marrakech.

La última de las jornadas de la expedición ha sido, como cabía esperar, la más intensa. Por la mañana, aún en las jaimas de Tamelelt, las sonrisas y las bromas de los ciclistas reflejaban la cercanía de nuestro objetivo. Quedaban poco más de 50 kilómetros hasta Marrakech.

La corta etapa ha tenido algo de ese sabor que caracteriza al domingo final de un Tour o de una Vuelta con un ambiente relajado entre conversaciones, saludos y felicitaciones. Pero a diferencia de las grandes vueltas aquí sólo hay un equipo, el de Moving for Climate NOW y lo que ha predominado ha sido una emotividad difícil de describir pero presente en cada una de las pedaladas que nos acercaban a La Ciudad Roja.

La llegada a Marrakech ha sido especialmente simbólica. Y es que, antes de dirigirnos a la COP22, hemos hecho una visita al minarete de la Kutubía. Completábamos así la ruta cultural, histórica y sentimental por las torres almohades hermanas de Sevilla, Rabat y Marrakech que ha sido el hilo paralelo de nuestra expedición contra el cambio climático. Muchos nos hemos emocionado mientras realizábamos el recorrido mental inverso hasta esa Giralda que nos vio partir hace una eternidad.

_mg_9341

Tras una foto de grupo que sin duda acabará enmarcada en los hogares y lugares de trabajo de los ciclistas, nos hemos vuelto a subir a las bicis y entre los gritos de Moving for Climate NOW! de nuestro equipo y los aplausos de los viandantes hemos navegado el alocado tráfico marrakechí.

Llegada la tarde, todo el equipo se ha desplazado a la sede de la COP22 para entregar el manifiesto de la iniciativa. Los encargados de ello, en representación de todos los participantes,  han sido el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, y el vicepresidente de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, Víctor Viñuales, las entidades organizadoras de la iniciativa. El manifiesto ha sido recibido por Horacio Peluffo, director de relaciones externas y protocolo de la secretaría ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

En el acto nos han acompañado el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el director general de la Agencia Marroquí para la Eficiencia Energética y miembro del Comité Directivo de la COP22, Said Mouline. Todos ellos se han enfundado el maillot de la expedición y se han subido a nuestras fieles bicicletas en apoyo de la iniciativa. Estamos seguros de que el mensaje de nuestro Manifiesto, que defiende la actuación contra el cambio climático de “TODOS, moviendo TODAS las palancas de cambio y haciéndolo YA” ha calado entre nuestros representantes en la Cumbre del Clima.

Con nuestra cabalgada de cientos de kilómetros hemos aprendido y demostrado, dentro de nuestra capacidad, muchas cosas: que un medio de transporte alternativo, sano y respetuoso con el medio ambiente puede llevarnos si no al fin del mundo al menos hasta las laderas del Atlas; que el compromiso individual con el futuro del planeta y el de nuestros hijos multiplica su capacidad de cambio cuando se alinea con el de los demás, que el del cambio climático es un problema complejo y enorme que requiere de un esfuerzo sin precedentes por parte de toda la humanidad; y sobre todo, que la acción inmediata y con todos los recursos disponibles es, a estas alturas, la única respuesta válida ante el mayor desafío de nuestra era.

Nuestra expedición termina aquí pero comienza la etapa más la larga, la de la lucha cotidiana contra el cambio climático.

¡Actuemos Ya!

Moving for Climate NOW!

_mg_9140


Etapa 9: Bin el Ouidane - Tamelelt. Noche mágica en las jaimas

Ya casi hemos llegado. Hoy, desde las jaimas de Tamelelt que nos han acogido al final de la etapa, avistamos, en sueños, la cúspide del minarete de la Kutubía y nos parece oír el rumor de los cuentacuentos de la plaza Yamaa el Fna. Pero antes, el equipo de Moving for Climate NOW ha tenido que hacer un penúltimo ejercicio de sacrificio y valentía.

Las últimas etapas de nuestro recorrido están siendo también las más duras por la combinación del cansancio acumulado y de un relieve tan bello como exigente para nuestras piernas. En la de hoy, la mayor dificultad nos aguardaba recién iniciado el trayecto. Como si quisiera retenernos, el Alto Atlas nos ha colocado unas empinadas rampas justo a la salida de Bin el Ouidane. Después ha llegado, al fin, la bajada y más tarde el llano que precede a Marrakech. “Despacito y buena letra” ha sido el lema de la jornada.

_mg_9073

La llegada a Tamelelt ha sido especial e ilusionante. Nos esperaba una noche mágica en un campamento de jaimas instalado a las afueras de esta pequeña localidad a 50 kilómetros de Marrakech. Ambientados por la música tradicional y acomodados entre mesas, alfombras, cojines y manjares bereberes hemos disfrutado al aire libre de la luz de la luna.

Siendo esta la última noche en ruta, el habitual debate de final de jornada fue sustituido por un acto de reconocimiento a todo el equipo que ha participado en este proyecto. Gonzalo Sáenz de Miera, director de Cambio Climático de Iberdrola, y Víctor Viñuales, vicepresidente de la Red Española del Pacto Mundial y director de la Fundación ECODES, fueron los anfitriones de la velada.

Tras mencionar a cada grupo de trabajo y personas que lo integran, Gonzalo afirmó que Moving for Climate NOW ha sido un proyecto de equipo: "Ha sido un ejemplo, todos hemos trabajado en equipo y la clave ha sido la generosidad, la coordinación y la empatía. Gracias." También ha querido remarcar que, si queremos, se pueden cambiar las cosas: "Me llevo la idea de que tenemos que cambiar nuestros estilos de vida. Si queremos hacer cosas, tenemos que cambiar nuestra filosofía de vida. Hay que seguir pedaleando más fuerte para conseguir hacer frente al problema del cambio climático".

Si ponemos pasión y empeño en nuestras acciones podemos conseguir revertir la situación. Moving for Climate NOW es una llamada a la acción y por eso no acaba aquí. En Marrakech empieza todo.

¡Actuemos ya!

Moving for Climate NOW!

_mg_8726

 


Actuemos todos frente al cambio climático

El cambio climático es uno de los más importantes desafíos a los que debe hacer frente la humanidad en el siglo XXI. La utilización de combustibles fósiles ha provocado un considerable aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero que han acelerado el calentamiento global.

Es cierto que se necesita una acción conjunta y coordinada de los gobiernos, los organismos multilaterales y el sector privado, pero más importante resulta aún la acción solidaria y masiva de la sociedad en su conjunto. Para que la ciudadanía reaccione e interiorice la  necesidad de luchar frente al cambio climático es necesario promover una cultura social de sensibilización alineada con la promoción del cumplimiento de los objetivos de Desarrollo Sostenible y del Acuerdo de París. Los ciudadanos deben ser conscientes de la necesidad   de alcanzar un futuro sostenible y bajo en carbono y deben, a su vez, trasladar esta decisión a los responsables de diseñar las políticas.

El Acuerdo de París, aprobado en la Conferencia de las Partes (COP21) celebrada en diciembre de 2015, concede una importancia especial a las medidas de información y sensibilización como eje básico de la acción climática. Así, el propio acuerdo resalta la importancia de la educación -porque para sensibilizar hay que educar y formar al individuo- y que obliga en su artículo 12 a “cooperar en la adopción de las medidas que correspondan para mejorar la educación, la formación, la sensibilización y participación del público y el acceso público a la información sobre el cambio climático, teniendo presente la importancia de estas medidas para mejorar la acción”.

El objetivo es fomentar activamente una cultura que promueva el uso eficiente y responsable de la energía así como el desarrollo de energías limpias. Pongámonos todos a ello, seamos conscientes de la importancia de interiorizar la necesidad de poner en marcha acciones orientadas a construir un planeta más sano y sostenible, y seamos los primeros en sensibilizar a los que tenemos alrededor. Juntos se puede conseguir.


Etapa 8: Khouribga - Bin El Ouidane.-Superluna junto al lago

Si ayer coqueteábamos con el Alto Atlas, hoy nos hemos sumergido de lleno en la cordillera que forma la espina dorsal del país. La octava etapa era de aquellas a las que en las grandes vueltas llaman “de final en alto”. La mayor parte de sus 135 kilómetros han transcurrido por terreno relativamente llano gracias a la altura ganada ayer, pero el último tramo incluía un duro puerto que nos ha elevado hasta los 1.400 metros antes de llegar a nuestro destino en Bin El Ouidane, junto a la presa del mismo nombre.

El esfuerzo ha sido intenso y el equipo de Moving for Climate NOW ha demostrado una vez más su resistencia y capacidad potenciadas por la presencia, cada vez más cercana, de nuestra meta final en Marrakech.

A la belleza de Bin El Ouidane, con su lago rodeado de montañas, se ha añadido la presencia de la superluna, un evento único que hemos tenido el privilegio de disfrutar bajo el cielo africano y que sin duda formará parte del extenso álbum de recuerdos que nos dejará la expedición.

Durante la etapa, Íñigo Blanco, joven emprendedor y cofundador de la empresa DOT S. Coop ha destacado el papel crucial de las nuevas generaciones en la lucha contra el cambio climático. Íñigo ha explicado que “el reto en la actualidad consiste en que los jóvenes demostremos que podemos tener un gran impacto y, por otro lado, que organizaciones y empresas puedan apostar por lo que estamos pensando”.

bin-el-ouidane-045

Con la etapa finalizada ha comenzado el habitual debate de cada noche. El tema de la jornada ha sido la financiación climática.

La magnitud del reto climático exige una ingente cantidad de financiación. Por ello, la captación de recursos económicos, de origen público o privado, destinados a apoyar el desarrollo de proyectos y acciones en el ámbito de adaptación al cambio climático ocupa un papel central en la estrategia sobre el clima.

Peter Sweatman, director ejecutivo de Climate Strategy & Partners, destacó la enormidad del trabajo que tenemos por delante: “Estamos en un momento muy importante porque en los próximos 15 años vamos a reconstruir miles de infraestructuras en el mundo, sobre todo en países en vías de desarrollo”.

Por su parte Pablo Sánchez, senior loan officer en el Banco Europeo de Inversiones, dejó claro que la financiación de la lucha contra cambio climático implica la acción conjunta de todas las partes: “Si queremos sumar esfuerzos entre todas las instituciones para aumentar la palanca financiera que podemos ofrecer conjuntamente, tenemos que coordinarnos y armonizar”.

bin-el-ouidane-031

En el sector energético, la evolución de las energías renovables y la eficiencia energética sigue siendo muy positiva. Sin embargo, no todas las instituciones financieras apuestan por ello. Pablo Lladó, Head of DCM de Crédit Agricole Corporate & Investment Bank en España y Portugal, dejó claro que, hasta el momento, los bancos españoles se han quedado un poco atrás en este tema: “Nosotros somos el banco europeo que más ha apostado en este sector y estamos seguros de que el año que viene veremos muchas más emisiones verdes de bancos nacionales”.

Otro de los intervinientes de la noche fue Jesús Martínez, director de Financiación y Tesorería del grupo Iberdrola, quien dijo que la financiación verde ofrece cada vez condiciones más competitivas.

El cumplimiento de los objetivos de cambio climático requerirá una inversión acumulada de 90 billones de dólares entre 2015 y 2030. Hay que movilizar una cantidad de recursos ingente a la mayor brevedad. Para ello es necesario que los proveedores de financiación comprendan que la lucha contra el cambio climático es rentable desde todos los puntos de vista.

Moving for Climate NOW!

bin-el-ouidane-037

 


Etapa 7: Rabat-Khouribga Coqueteando con el Atlas

Tras el emotivo recibimiento en la Torre Hasán de Rabat, el equipo de Moving for Climate NOW! ha trazado un nuevo rumbo que nos llevará a nuestro destino definitivo, Marrakech. Esto ha supuesto abandonar las benignas planicies costeras para adentrarse en un interior arrugado por las estribaciones del Atlas. No es de extrañar que la etapa de hoy, sin ser la más larga aunque con unos nada despreciables 135 kilómetros, se haya convertido en una de las más exigentes en lo que llevamos de ruta.

Nuestros ciclistas han tenido que pedalear con brío para vencer las constantes subidas. Al reto físico se ha unido el reto mental de ir dosificando la propia fuerza y la de las baterías de la bicicleta para poder llegar a la ciudad de destino, Khouribga.

khourigba-022

La capital de la antigua región de Chaouia-Ouardigha es además un importante centro minero y químico considerado como el área de producción de fosfatos más importante de Marruecos. Junto a la faceta industrial, la ciudad se enorgullece de sus actividades culturales que incluyen un importante Festival de Cine Africano que ha celebrado este verano su decimonovena edición.

Durante la etapa, el ciclista y medallista paralímpico en Río 2016 Eduardo Santas ha reivindicado que "el deporte, con todos sus valores, tiene que convertirse en un gran canal de sensibilización en la lucha contra el cambio climático" y ha resaltado la "importancia de la sensibilización en los niños, ya que son la base para cambiar el futuro".

Una vez terminada la etapa y repuestas, en lo posible, las energías, los participantes de Moving for Climate NOW! han iniciado un interesante debate sobre medidas de política económica contra el cambio climático.

Como bien sabemos, la complejidad, gravedad y urgencia del cambio climático hace que sea necesario utilizar todas las palancas posibles. Una de las más poderosas es la de la política económica con la que se busca que los distintos agentes de la economía, y particularmente las empresas y los consumidores, integren en su comportamiento la mitigación y la adaptación al cambio climático.

khourigba-016

David Bénazéraf, China Programme deputy manager en la Agencia Internacional de la Energía, ha subrayado el honor que supone participar en esta iniciativa antes de explicar que China, uno de los principales países emisores de CO2 del mundo, se ha concienciado y está tomando medidas contra el cambio climático ante los graves problemas de contaminación del aire y los consiguientes efectos para la salud que afronta la población: “China está intentando reducir sus demandas de energía. El principal problema de este país es la polución”.

David ha destacado la necesidad de que para el año 2040 se haya producido una revolución energética que consiga mejorar los niveles de polución en este país.

Íñigo Blanco, cofundador y desarrollador de Negocio Internacional en DOT S.Coop, ha explicado las particularidades del sistema político-social chino, un elemento fundamental a la hora de comprender las medidas necesarias para generar un cambio de tendencia en este tema.

Por su parte, Xavier Labandeira, catedrático de economía en la Universidad de Vigo, ha explicado las ventajas de aplicar una reforma fiscal que ponga una tasa a los contaminantes de CO2. Xavier ha resumido dichas ventajas en tres puntos: conseguir recursos para la inversión, compensar a los afectados y reducir emisiones.

La lucha contra el cambio climático puede contribuir a crear valor en un sentido amplio. Es fundamental que los actores económicos entiendan los incentivos de integrar en su comportamiento el problema climático. Invirtamos en el futuro del planeta.

Moving for Climate NOW!

khourigba-009

 


Las negociaciones de cambio climático dentro de la Agenda de Desarrollo Sostenible

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés), las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero siguen aumentando y con ellas el riesgo de enfrentarnos a los efectos más peligrosos del cambio climático. No obstante, aún es posible limitar el cambio climático si se adoptan medidas de inmediato. Por ello la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y en concreto la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, ha desarrollado una intensa hoja de ruta de acción climática que tuvo como uno de los hitos más importantes el Acuerdo de París, alcanzado en diciembre de 2015. Los principios y objetivos de este acuerdo se tienen que poner en marcha con medidas y actuaciones concretas que se trabajarán en la próxima cumbre climática, la Cumbre de Marrakech (COP 22). Esta última se llevará a cabo del 7 al 18 de noviembre de 2016 en Marrakech -.

Respecto al Acuerdo de París, se trata de un elemento básico de la hoja de ruta de acción climática, donde el conjunto de la comunidad internacional acuerda limitar el incremento de la temperatura global por debajo de los 2oC. , Abarca a todos los países y todo tipo de emisiones y está diseñado para  que los países adopten medidas firmes para promover las iniciativas de lucha contra el cambio climático, iniciar sus planes al respecto y aumentar la financiación y cooperación internacional, movilizando apoyo tecnológico y financiero para los países en desarrollo. El Acuerdo ha entrado en vigor el 4 noviembre de 2016, sin embargo, los países todavía tienen por delante mucho trabajo para ejecutar las contribuciones climáticas que remitieron al Naciones Unidas, en las que incluían sus objetivos de reducción de emisiones y las medidas para alcanzarlos.

La agenda climática se enmarca como un elemento básico de la Agenda de Desarrollo Sostenible. De hecho, uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible  (el número 13) está dedicado a la acción climática. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se pusieron en marcha en enero de 2016, proporcionando un plan y una agenda comunes para abordar algunos de los retos más apremiantes que enfrenta nuestro mundo, como la pobreza, el cambio climático y los conflictos.

El propio objetivo de financiación climática del Acuerdo de París, que busca movilizar 100.000 millones de dólares anualmente a partir de 2020, puede contribuir a abordar las necesidades de los países en desarrollo y ayudar a mitigar el impacto de los desastres relacionados con el clima sobre los más débiles.

En definitiva la agenda climática y de desarrollo sostenible están totalmente alianadas. El Acuerdo de París ayudará a lograr los ODS. De los 17 ODS, 12 se refieren directamente a la acción en la esfera del cambio climático, además del objetivo propiamente centrado en este fenómeno.  Por el bien de todos, es preciso que todos los países y sectores de la sociedad adopten medidas ya, por la COP22  se ha venido denominando la cumbre de la acción.


Etapa 6: Sidi Slimane-Rabat. Bajo la Torre de Hasán

Hoy ha sido un día muy especial. Casi sin darnos cuenta, aunque nuestras piernas se empeñen en recordárnoslo, hemos llegado al ecuador de nuestro viaje en Rabat, la capital de Marruecos.

Partimos temprano y con caras de sueño. Había que llegar con tiempo para disfrutar, aún con luz, de la magnífica Torre de Hasán, segundo hito de nuestra ruta por los grandes minaretes almohades de Sevilla, Rabat y Marrakech. Con ese objetivo en mente, los participantes de la iniciativa Moving for Climate NOW! han iniciado los poco más de 105 kilómetros de la sexta etapa.

Ha sido un viaje agradable, por terreno llano y con el Atlántico refrescándonos desde nuestro flanco derecho en un día demasiado caluroso para noviembre. Según nos hemos ido acercando a los alrededores más poblados de la capital hemos podido disfrutar, como en anteriores etapas pero aún con mayor intensidad, del cariño de la gente al paso de nuestra caravana. Algo tremendamente satisfactorio, sobre todo si pensamos que ese afecto que despierta la llegada de los maillots verdes supone un paso más en nuestro objetivo de concienciación sobre la necesidad de luchar contra el cambio climático.

La capital política, principal centro administrativo y cuarta ciudad imperial no sólo nos ha abierto sus puertas, sino que nos ha entregado sus llaves. Entre el bosque de columnas de la mezquita inacabada y bajo la familiar mole de la Torre de Hasán hemos sido recibidos por una representación del Consejo de la Villa de Rabat y por el Ministro Consejero de la Embajada de España, Camilo Villarino. Tras las fotos y saludos de rigor, el equipo de Moving for Climate NOW! ha recibido las llaves de la ciudad de Rabat. Por nuestra parte, José Ángel Rupérez, Presidente de ECODES, ha entregado a la ciudad una copia del manifiesto que llevaremos a la Conferencia del Clima de Marrakech dentro de unos días.

rabat-053

Tras la visita, el equipo se ha desplazado hasta el Instituto Cervantes de Rabat, cabeza de los seis centros existentes en Marruecos. Allí hemos sido recibidos por su director, Javier Galván y hemos desplegado, como cada día, el debate sobre cambio climático que transportamos en nuestras bicis.

El tema elegido, ciudades, calidad del aire y cambio climático, era especialmente apropiado para discutirse en uno de los principales centros urbanos de Marruecos. Se trata de un aspecto clave en el cambio climático si se tiene en cuenta que el 70% del CO2 que se genera en el mundo proviene de las ciudades y que casi 7 millones de personas mueren prematuramente al año por la contaminación del aire, principalmente en áreas urbanas.

rabat-010

El director corporativo de Calidad y Medio Ambiente del Grupo Ferrovial, y presidente del Grupo Español de Crecimiento Verde, Valentín Alfaya, ha explicado cómo la evolución demográfica y el proceso de urbanización cada vez más intenso han llevado a las ciudades a convertirse el centro de la batalla, no solo contra el cambio climático, sino también por el desarrollo sostenible.

El cambio climático y la contaminación del aire comparten una de sus causas: el consumo energético proveniente de fuentes fósiles. De ahí que las claves de la lucha contra ambos problemas tengan muchas cosas en común: eficiencia energética, electrificación y energía limpia. Por eso algunas soluciones parciales como el fomento de los vehículos diésel, que emiten menos CO2 pero más contaminantes locales, se han demostrado inadecuadas. De hecho, durante el debate se comentó que ciudades como París  y Londres se plantean prohibir, en los próximos años, el acceso a los vehículos de gasoil a sus centros urbanos.

Como comentó Valentín Alfaya durante el debate, “prácticamente el 80% de la energía se consume en el ámbito de la ciudad o de su entorno periurbano, y más o menos se divide entre lo que consumimos en el transporte y lo que consumimos en nuestros edificios”.

Para luchar contra el cambio climático, el ahorro energético debe ser un objetivo clave del desarrollo urbano y de su modelo de transporte.

Seguimos pedaleando. Marrakech nos espera.

Moving for Climate NOW!

 torre-hassan-02

 

 

 

 


La tecnología, un recurso vital frente al cambio climático

La Cumbre del Clima de París celebrada el pasado año ha constituido un momento histórico para concluir cuáles deben ser los esfuerzos para atajar los problemas crecientes del cambio climático. Todo apunta a que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producirán un peligroso calentamiento atmosférico en las próximas décadas. Por ello, en 2050, las emisiones mundiales de GEI deberían disminuir de un 50% a un 80% respecto a los niveles actuales, según estudios del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

El Acuerdo de París concede un papel básico a la tecnología en la lucha global contra el cambio climático y establece una visión a largo plazo sobre el desarrollo y transferencia de tecnología y resiliencia climática. En particular, en el Acuerdo de París el Mecanismo de Tecnología se define como un elemento clave en su aplicación. En los próximos años, los países deberán elaborar el marco para mejorar sus esfuerzos tecnológicos para limitar el aumento de la temperatura global y adaptarse al cambio climático. .

En el acuerdo se fortalece el Mecanismo Tecnológico y se pide al Comité Ejecutivo de Tecnología y al Centro y Red de Tecnología del Clima que, al dar apoyo para la aplicación del Acuerdo, prosigan sus trabajos en relación a:

  • La investigación, el desarrollo y la demostración de tecnología;
  • El desarrollo y la mejora de las capacidades y tecnologías endógenas.

Asimismo, los órganos técnicos de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático están trabajando  para elaborar recomendaciones sobre los siguientes aspectos:

  • La realización y actualización de evaluaciones de las necesidades de tecnología, y una mejor puesta en práctica de sus resultados, en particular los planes de acción tecnológica y las ideas de proyectos, mediante la preparación de proyectos financiables.
  • El aumento del apoyo financiero y técnico prestado para la puesta en práctica de los resultados de las evaluaciones de las necesidades de tecnología
  • Las evaluaciones de las tecnologías que estén listas para ser transferidas
  • La creación de entornos más propicios para el desarrollo y la transferencia de tecnologías idóneas desde los puntos de vista social y ambiental y la adopción de medidas para superar los obstáculos al desarrollo y la transferencia de esas tecnologías.

Lo cierto es que para alcanzar el objetivo de reducción de emisiones será preciso introducir cambios tecnológicos. En este ámbito, hoy en día y después de aplicar muchas medidas y políticas y de realizar un gran esfuerzo por parte de las administraciones los organismos internacionales y compañías del sector privado podemos preguntarnos ¿se ha avanzado lo suficiente? ¿Los pasos dados han sido los correctos? ¿Se ha contado con el apoyo de la tecnología adecuada para conseguir los retos marcados?

Hay elementos muy positivos, por ejemplo, las energías renovables (en especial la eólica y la solar fotovoltaica) que han conseguido una expansión sin precedentes y una gran mejora en su competitividad de costes, que las posiciona como una opción muy atractiva para el sistema eléctrico de todos los países.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por realizar para pasar del escenario actual de emisiones futuras a un escenario compatible con la limitación de la temperatura global por debajo de los 2oC. Se requerirá avanzar en la reducción de costes de las energías renovables menos maduras, en soluciones de eficiencia energética más fáciles de implantar y más competitivas, en sistemas de transporte menos intensivos en combustibles fósiles y más eficientes…


Etapa 5: Larache - Sidi Slimane. Por el Marruecos interior

Se acerca el ecuador de nuestra ruta y en el equipo de Moving for Climate NOW! nos parece atisbar ya el perfil de nuestro segundo gran hito: la Torre Hasán en Rabat. Pero antes de adentrarnos en la capital del Reino, hoy hemos tenido la oportunidad de atravesar un Marruecos rural, profundo y, como viene siendo habitual, enormemente acogedor.

La etapa se presentaba como una de las más largas de la expedición con 142 kilómetros y, aunque esta vez el relieve estaba de nuestra parte, el cansancio acumulado se va haciendo notar. De todas formas, nadie lo hubiera dicho al ver a nuestro equipo de ciclistas viajar sin aparente esfuerzo desde la costera Larache hasta la localidad de interior de Sidi Slimane. Rodeada por grandes extensiones de regadíos gracias a los ríos que la cruzan y a su proximidad con el embalse de Kansera, esta ciudad es famosa por su producción agrícola.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante nuestra etapa hemos podido pasar por localidades como Ksar El Kebir o Al Haouafate. El equipo ha comprobado de primera mano cómo Marruecos es un país de contrastes en el que el cambio climático afecta de una manera agresiva. El Director de Planificación e Innovación de Ayuda en Acción, Jorge Cattaneo, nos ha comentado durante la etapa que "para solucionar el problema del cambio climático hay que formar a las personas para que puedan proteger sus vidas". En este sentido, ha señalado la importancia de enseñarles a "crear medios de protección limpios y a manejar un medio ambiente que les ayudará a protegerse ante el cambio climático”.

Finalizada la etapa y tras un breve descanso mientras caía la noche, comenzó nuestro ya tradicional debate de final de jornada. En esta ocasión, el tema a tratar ha sido el papel de la innovación en la lucha contra el cambio climático. Aunque la innovación es un concepto que se suele asociar con los avances tecnológicos, hay otras muchas formas de innovación igualmente importantes. Para conseguir reducir las emisiones vamos a necesitar tecnologías que aún no se han desarrollado o implementado, pero también nuevas formas de pensar y de abordar las múltiples facetas del problema.

Gabriel Ruiz, miembro del Comité Medioambiental de Fundación Tomillo, destacó el potencial que tienen las acciones innovadoras en la lucha contra el cambio climático y explicó como ejemplo que “sería muy interesante que tuviésemos una aplicación que nos midiera los consumos de nuestra casa en tiempo real”. Ruiz también indicó que para luchar contra el cambio climático es necesaria una innovación en pedagogía que requiere el compromiso del sistema educativo y de sus profesionales.

Un cambio tecnológico de gran magnitud no se consigue en un día. “¿Para qué innova una empresa u organización?” se preguntaba Jorge Cattaneo. Jorge respondía a su cuestión explicando que “nosotros, como organización, decidimos hace años innovar por supervivencia. Hicimos un diagnóstico en el cual si no innovábamos, desaparecíamos. El factor clave en esto de la innovación son las personas”.

Innovar implica asumir riesgos y equivocarse y exige mucho tiempo y recursos. Es necesaria la colaboración inmediata y decidida de todos los agentes sociales para contribuir a frenar el cambio climático.

¡Actuemos ya!

Moving for Climate NOW!

_mg_5198


Financiación contra el cambio climático

El cambio climático está considerado como uno de los retos clave de la humanidad para el siglo XXI. Estamos ante un problema que afecta a todas las ciudades y regiones del mundo, por ello los gobiernos están de acuerdo mayoritariamente en que hay que actuar de una vez por todas para enfrentarse a esta dificultad tan seria pero ¿qué financiación existe actualmente para intentar solventar este problema?

En materia económica, la financiación climática es el conjunto de recursos públicos y privados, que local, nacional o internacionalmente se utilizan para ayudar a combatir y reducir los efectos del cambio climático. En la Cumbre Climática de París (COP21) del año 2015 se consiguieron hitos muy importantes en este campo.

Uno de los ejemplos de su importancia fue el compromiso que los países reunidos en París alcanzaron a la hora de movilizar la financiación necesaria para evitar el aumento del calentamiento terrestre por debajo de los 2ºC sobre los niveles actuales de temperatura, que se concretó con un llamamiento a que  los países desarrollados concreten una hoja de ruta para conseguir el objetivo de 100 mil millones de dólares anuales de financiación climática en 2020Los países “ricos” se comprometieron en 2009 a cumplir esta promesa con el objetivo de ayudar en la lucha contra el cambio climático. La promesa obtuvo la aprobación final en el Acuerdo de París contra el cambio climático el año pasado en la Cumbre celebrada en la capital francesa.

Este enfoque de los objetivos de financiación climática viene determinado por el principio de “responsabilidades comunes, pero diferenciadas”, que tiene una importancia clave en todos los ámbitos de las negociaciones internacionales de cambio climático. Así, los países desarrollados tienen la obligación de movilizar recursos económicos para apoyar a los de menos renta en sus medidas de acción climática.

La disponibilidad de financiación climática para las economías con menos recursos es también muy importante para evitar que estos basen su crecimiento económico en fuentes energéticas de origen fósil o en infraestructuras muy contaminantes, anclando su futuro a un modelo económico muy intensivo en emisiones de CO2.

Una de las trascendentales vías de actuación es el Fondo Verde para el Clima (FVC), principal mecanismo financiero de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). El FVC entró en pleno funcionamiento en noviembre del año 2015 a través de la adjudicación de 168 millones de dólares a los primeros ocho proyectos. 37 países anunciaron sus donaciones, entre las que destacan las contribuciones de Estados Unidos, Japón o Reino Unido.