Cambio climático y biodiversidad

1. Contexto y definición del concepto

  • El término biodiversidad hace referencia a la pluralidad de formas de vida y procesos ecológicos que la sustentan. Comprende la diversidad entre las especies pero también se extiende por debajo y encima de ellas. Por debajo hay razas, poblaciones, individuos y genes. Por encima, las especies actúan interconectadas en comunidades y junto con el entorno físico forman ecosistemas.
  • Cualquier análisis sobre cambio climático debe considerar la biodiversidad como un elemento clave tanto desde la perspectiva de los impactos como de las soluciones:

La biodiversidad como elemento amenazado por el cambio climático:

  • El cambio climático afecta a los ecosistemas y las especies ya que éstos poseen una limitada capacidad de adaptación a perturbaciones. Las especies se ven amenazadas por efectos como el deshielo (pérdida de hábitats), climas extremos con sequías, temperaturas más elevadas, subida del nivel del mar o creciente acidificación de los océanos.
  • El cambio climático agrava la situación de la biodiversidad, la cual ya se encuentra fuertemente sometida a otras presiones humanas (pérdida de hábitats, sobreexplotación, contaminación, introducción de especies exóticas invasoras).
  • Las evidencias científicas ponen de manifiesto la vulnerabilidad y declive de la biodiversidad. El Índice Planeta Vivo 2016 revela que la población mundial de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles disminuyó un 58% entre 1970 y 2012, debido a las actividades humanas; y prevé una disminución de hasta un 67% en tan solo medio siglo (en el periodo 1970-2020). La biodiversidad se está perdiendo a la tasa más alta de los últimos 65 millones de años. Se estima que el cambio climático puede ser la principal causa de extinción de aproximadamente una cuarta parte o más de todas las especies terrestres para el año 2050, superando incluso la pérdida de hábitat como la mayor amenaza a la vida en tierra.

grafico-informe-planeta-vivo

Fuente: WWF, 2016; Informe Planeta Vivo

La biodiversidad como elemento clave para combatir el cambio climático:

  • El desequilibrio ocasionado en la biodiversidad como consecuencia del cambio climático y otras presiones humanas se traduce, en última instancia, en una pérdida de calidad de los bienes y servicios que proporcionan los ecosistemas (regulación del clima, de la calidad del aire y del agua, control erosión, fertilización suelos, polinización, etc.), los cuales son fundamentales para mantener el equilibrio en el planeta y sostener las actividades humanas. Unos ecosistemas saludables, con alta biodiversidad, contribuyen a amortiguar y combatir el cambio climático.

informe-planeta-vivo-2

Fuente: WWF, 2016; Informe Planeta Vivo

  • Además, es importante destacar que muchos de estos ecosistemas (especialmente las masas forestales y océanos) actúan como sumideros y almacenes de carbono, contribuyendo a reducir las concentraciones de CO2 en la atmósfera. Por lo tanto, su degradación y destrucción conlleva un incremento de las emisiones no solo porque se reduce el carbono almacenado, sino también la capacidad natural de absorción del mismo (se estima que estos ecosistemas pueden capturar en torno al 30% de las emisiones del CO2 de origen antropogénico). Esto conlleva una limitación del papel de la biodiversidad como mitigadora y amortiguadora del cambio climático.

informe-planeta-vivo-3

Fuente: WWF, 2016; Informe Planeta Vivo

2. Avances (iniciativas existentes y grado de cumplimiento de objetivos)

La comunidad internacional ha asumido importantes compromisos para conservar la biodiversidad y ha reconocido de manera efectiva su vínculo con el cambio climático:

  • En la Cumbre de Diversidad Biológica de Nagoya (Japón) en 2010, se aprobó el Plan Estratégico de la Diversidad Biológica 2011-20205, con 5 objetivos estratégicos y 20 metas, conocidas como las Metas de Aichi. Dentro de sus objetivos (II y IV) se hizo referencia por primera vez, y de manera directa, al vínculo entre biodiversidad y cambio climático.

informe-planeta-vivo-4

Estructura del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020.

  • La biodiversidad figura como una importante cuestión transversal en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Entre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, cabe destacar que los objetivos 14 y 15 se refieren, respectivamente, a la conservación de los ecosistemas marinos y terrestres, destacándose en este último la capacidad de los ecosistemas forestales para mitigar el cambio climático. En otros objetivos se reconoce la importancia de la biodiversidad para erradicar la pobreza, suministrar alimentos y agua dulce, y mejorar la vida en las ciudades.
  • En el Acuerdo de París de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el cambio Climático de 2015 se reconoce la importancia de llegar a un equilibrio entre las emisiones generadas y la capacidad de absorción del planeta. Los bosques y los océanos, como principales sumideros y depósitos de carbono se convierten en objeto principal de protección, estableciéndose para los países firmantes la obligatoriedad de su conservación.

 

3.Declaraciones

“La Perspectiva Mundial sobre la Biodiversidad demuestra que con esfuerzos concertados a todos los niveles podemos cumplir las metas y los objetivos del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020. Los éxitos en este sentido contribuirán de manera importante a las prioridades mundiales más amplias de erradicar la pobreza, mejorar la salud humana suministrar energía, alimentos y agua potable para todos”.[6] Ban Ki-moon.

We cannot address biodiversity loss without tackling climate change, but it is equally impossible to tackle climate change without addressing biodiversity loss. Protecting and restoring ecosystems can help us reduce the extent of climate change and cope with its impact.” (No podemos tratar la pérdida de la biodiversidad sin abordar el cambio climático, pero es igualmente imposible abordar el cambio climático sin tratar la pérdida de la biodiversidad. Proteger y recuperar los ecosistemas puede ayudarnos a reducir la intensidad del cambio climático y superar su impacto.”) Comisión Europea.

Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, destaca que “la biodiversidad es esencial para el desarrollo de la vida, clave para mantener nuestro bienestar y una oportunidad para la generación de riqueza y empleo. Desde la Fundación Biodiversidad trabajamos para su protección luchando contra los efectos que el cambio climático pueda generar en ella”.

 

4.Retos planteados

  • Pese a los múltiples compromisos asumidos, el estado de la biodiversidad sigue deteriorándose en todas las regiones. Un análisis de los planes de acción nacionales en materia de biodiversidad revela como solo un 15% de los países parte del Convenio de Diversidad Biológica están bien posicionados para alcanzar las 20 Metas de Aichi, siendo necesaria la adopción de medidas adicionales. El progreso observado en la mayoría de las metas resulta insuficiente.informe-planeta-vivo-5
  • El último informe sobre el Estado de la Biodiversidad (Global Biodiversity Outlook, 2014) destaca los siguientes retos:
    • Las previsiones apuntan a un deterioro creciente de la biodiversidad por lo menos hasta 2020, como consecuencia de un incremento de las presiones que la afectan (cambio climático, agricultura intensiva, sobreexplotación pesquera, turismo no controlado, etc.). En concreto, se identifica como las presiones vinculadas con la agricultura, que representan el 70% de la pérdida proyectada de diversidad biológica terrestre. Ello pone de manifiesto la importancia de transformar los sistemas agroalimentarios y pautas de consumo hacia un modelo más sostenible.
    • Aunque se ha reducido el ritmo de deforestación en algunas áreas tropicales, aún persiste una gran variación regional.
    • Aunque se tiende hacia una utilización más eficiente de los recursos naturales, este avance no es suficiente para contrarrestar nuestros elevados niveles de consumo totales. Si siguen aumentando es improbable que se pueda mantener a los ecosistemas dentro de límites ecológicos seguros.
    • Aunque aumenta la proporción de áreas protegidas su gestión es inadecuada en muchos casos. Más allá de algunos casos puntuales de éxito, el riesgo de extinción medio para aves, mamíferos y anfibios sigue aumentando.

 

5. Propuesta de actuaciones (“Call to Action”)

  • Es importante promover una mayor concienciación pública sobre los servicios y bienes que presta la biodiversidad y su vínculo con el cambio climático. Es necesario que la gestión de la biodiversidad se integre en las estrategias climáticas de mitigación y adaptación, evaluándose las sinergias y efectos colaterales entre las diferentes actuaciones. Es importante implicar al sector privado y al conjunto de la sociedad.
  • La gestión y conservación de las masas forestales es clave para la mitigación del cambio climático y la protección de la biodiversidad. En este contexto es importante destacar el Mecanismo de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques (REDD+) creado por las Naciones Unidas. Su objetivo es la reducción de las emisiones de GEIs derivadas de la deforestación en los países en desarrollo, mediante la creación de créditos de carbono. Para que esta iniciativa triunfe es importante el apoyo de los gobiernos y también la implicación del sector privado.
  • Es crucial fomentar actuaciones destinadas a transformar nuestros sistemas de producción, distribución y consumo de alimentos, bienes y servicios hacia modelos sostenibles, basados en el concepto de economía circular.

 

6. Fuentes de información